Aprende a jerarquizar tus carreras

Actualizado: 29 jun 2021

Dentro de un plan de entrenamiento anual, además de determinar tus metas para la temporada y establecer tus objetivos de entrenamiento, debes colocar sobre el papel todas las carreras que deseas hacer; pero algo que es más importante, es categorizarlas para conocer en qué momentos del año son los que quieres estar en plena forma.


Debes empezar haciendo una lista inclusiva de carreras tentativas, enumerando todo lo que podrías hacer, incluso si no estás seguro. Si el calendario de carreras aún no está claro en tu localidad, echa un vistazo al calendario de carreras de años anteriores y trata de anticipar en qué días es probable que se hagan las carreras. Éstas se siguen manteniendo más o menos en los mismos fines de semana de años anteriores. Más adelante, cuando finalmente se anuncien las fechas de las carreras, es posible que decidas no hacer algunas de ellas, pero por ahora asume que las harás todas.


De cualquier manera, tendrás que hacer algunos cambios en tu plan de entrenamiento y por eso tener un criterio para priorizar tus carreras es clave. No puedes estar en plena forma para todas ellas. Vamos a ver cómo funciona.


Las Carreras de Alta Prioridad

Son la selección de las dos o tres carreras que son más importantes para ti en la temporada de entrenamiento. Dos o tres, no más de eso, pero toma en cuenta que dos carreras de alta prioridad en el mismo fin de semana cuentan como una sola carrera para el diseño de tu plan de entrenamiento.


El mayor error que veo que cometen muchos atletas autodidactas es considerar demasiadas carreras como de alta prioridad en una temporada. Esto prácticamente asegura que no alcanzarán un verdadero pico de condición física para ninguna de ellas.


Una carrera de alta prioridad no es necesariamente la que recibe más promoción o la que tiene la mayor cartera de premios. Podría ser una carrera local, pero si es TU carrera local, esa podría ser la gran carrera del año para ti.


Las carreras de alta prioridad son las más importantes del calendario y todo tu entrenamiento se diseñará en torno a ellas.

El propósito del entrenamiento es desarrollar tus cualidades y alcanzar un pico de aptitud física para estas carreras.


Lo mejor es que estas carreras se agrupen en bloques de dos o tres semanas, o que estén muy separadas por ocho o más semanas. Por ejemplo, dos de las carreras podrían caer en un período de tres semanas en Julio, con una semana sin carreras entre ellas, y la otra podría ser en un fin de semana en Octubre. De igual forma, una carrera podría ocurrir en Julio, una en Septiembre y la otra en Noviembre. La idea es que para llegar a un pico en cada una de estas carreras más importantes, necesitarás un período de varias semanas para recuperar la forma física de carrera. Durante este tiempo entre carreras importantes, seguirás compitiendo, pero no estarás en plena forma, porque el volumen y la intensidad del entrenamiento habrán aumentado nuevamente.


Para la mayoría de los atletas, es mejor que la carrera más importante del año (la "Mamá de todas las carreras de alta prioridad") sea programada para la segunda mitad de la temporada, cuando la condición física sea probablemente la más alta del año.


Si tus carreras de alta prioridad no están bien espaciadas o agrupadas como se describe arriba, no te preocupes. Las prioridades de la temporada no están determinadas por el calendario, sino por tus objetivos. Un calendario que no espacia o agrupa convenientemente las carreras hace que planificar y llegar tu pico se vuelva mucho más difícil que con uno que sigue lo ideal, y requiere que recurras más al arte que a la ciencia del entrenamiento, pero no es imposible trabajar con este tipo de temporada de carreras si no se puede evitar. Sólo recuerda que no debes seleccionar más de tres carreras de alta prioridad.


Las Carreras de Prioridad Media

Estas son carreras importantes pero no tan críticas como las carreras de alta prioridad. Quieres que te vaya bien en éstas, pero no son la máxima prioridad. Descansarás unos días antes de cada una, pero no estarás en tu pico de forma de competición para ellas.


Debes seleccionar hasta seis de estas carreras y, al igual que con los eventos de alta prioridad, dos carreras de prioridad media en el mismo fin de semana contarán como una sola carrera dentro de tu plan de entrenamiento.


Las Carreras de Baja Prioridad

A estas alturas llevas hasta nueve semanas dedicadas a carreras de prioridades alta y media. Eso es una gran parte de la temporada de competencia, y quizás más de lo que alcanzarás a hacer. Por lo tanto, todas las demás carreras en tu lista serán de baja prioridad.


Estas carreras se realizan por la experiencia, como entrenamientos duros, como chequeos, por diversión o como puesta a punto para las carreras de alta prioridad. A estas carreras el plan de entrenamiento les "pasará por encima", sin buscar desarrollar un pico y con un descanso mínimo antes de cada una. No está mal decidir en el último momento no realizar uno de estos eventos. Si no te nace competir, es mejor que entrenes ese día o incluso que descanses.


Ten cuidado con las carreras de baja prioridad. Son aquellas con las que es más probable que tengas una mala experiencia o que traspases el límite hacia un estado de sobreentrenamiento, ya que puedes estar cansado o sin la motivación para rendir bien. También suelen realizarse al azar o con falsas expectativas.


Debería haber una razón para cada carrera en tu agenda, así que decide antes de una carrera de baja prioridad qué quieres obtener de ella.

Si no estás seguro, considera no hacerla. Cuanto más experiencia tengas como deportista de resistencia, menos carreras de baja prioridad deberías hacer. Por el contrario, los juniors y los novatos deben hacer la mayor cantidad para ganar experiencia.



Para terminar, debe quedar claro que las prioridades de las carreras no tienen nada que ver con cuánto te esfuerzas en un evento determinado. Con pocas excepciones, tu esfuerzo siempre debe ser alto en las carreras. No das lo mejor de ti en las carreras de alta prioridad y sólo vas a pasar el rato en las carreras de baja prioridad. La principal diferencia entre las carreras de alta, media y baja prioridad es cómo te preparas para ellas. Tu rendimiento probablemente será mejor en las carreras de alta prioridad que en las carreras menos importantes porque llegarás a ellas en mejor forma, después de una semana o dos de entrenamiento de puesta a punto y de una recuperación adecuada.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo