La especificidad e individualidad en el entrenamiento

No existe una fórmula universal o un plan de entrenamiento perfecto, pero cuando se trata de pautas para diseñar un plan efectivo que conlleve al máximo rendimiento deportivo, la especificidad y la individualidad, junto con la sobrecarga progresiva, llevarán siempre la batuta a la hora de dirigir tus pasos hacia una planificación exitosa.


Especificidad

El fitness es específico al entrenamiento. En otras palabras, no alcanzarás un pico de fitness específico para el triatlón saltando la cuerda, tomando clases de zumba o practicando artes marciales mixtas. Altos niveles de preparación física para el triatlón requieren nadar, rodar y correr. Algunas mejoras pueden resultar de la inclusión de otras actividades de resistencia, principalmente beneficios para el corazón y los pulmones y sus estructuras relacionadas, pero esto es mínimo considerando todo lo que es necesario para el acondicionamiento físico multideportivo.


Para obtener los mejores resultados, el estímulo del entrenamiento debe seguir dos máximas. Primero, debe tener un patrón de coordinación articular y muscular específico para el deporte. En segundo lugar, el ejercicio debe aplicar cargas con duraciones e intensidades específicas en músculos específicos. Por ejemplo, correr y correr en elíptica parecen bastante similares, ya que muchos de los mismos músculos se utilizan casi de la misma manera. Sin embargo, estudios científicos han demostrado que no existe una relación exacta entre las capacidades aeróbicas -una medida de la condición física de resistencia- de la carrera a pie y de la carrera en elíptica. Esta última puede tener un lugar para el mantenimiento fisiológico durante un periodo de lesión y rehabilitación, pero alguien que entrena en una máquina elíptica, y que nunca corre, probablemente tenga una alta capacidad aeróbica cuando esté en la máquina, pero no cuando esté corriendo. Para alcanzar los picos de fitness para correr, debes correr.


¿Significa esto que nunca debes hacer nada más que nadar, rodar y correr? No. Hay buenas razones para incluir otras actividades, especialmente durante un período de preparación general, varias semanas o meses antes de que comience el periodo competitivo. Estas razones pueden incluir descansar mentalmente de la rutina de entrenamiento, sortear el mal tiempo, prevenir lesiones, promover la recuperación y desarrollar los elementos más básicos de la aptitud física. Pero considera todas las actividades posibles como un complemento y no como un sustituto del entrenamiento multideportivo.


Individualidad

A juzgar por los principios del entrenamiento discutidos hasta ahora, puede parecer que la ciencia lo tiene todo perfectamente calculado. No es así. El problema es que los resultados de las investigaciones se basan en promedios para determinados grupos de sujetos. Lo que las conclusiones reportadas generalmente no nos dicen es que algunos sujetos respondieron bastante bien, pero otros no mejoraron mucho o casi nada en absoluto. Un estudio, por ejemplo, analizó la respuesta de la capacidad aeróbica a un protocolo de ejercicio estándar. La mejora promedio fue del 14 por ciento, pero un sujeto aumentó su capacidad aeróbica en solo un 4 por ciento, mientras que otro experimentó un enorme aumento del 40 por ciento.


El principio más importante a recordar es que todos somos INDIVIDUOS cuando se trata de entrenamiento. Algunos de nosotros respondemos lentamente y otros respondemos rápidamente. Dados los mismos entrenamientos, el mismo número de semanas de entrenamiento y exactamente los mismos niveles iniciales de condición física, es poco probable que dos atletas logren el mismo grado de rendimiento. Es muy probable que esta diferencia se deba a la genética.


Es por eso que los triatletas no pueden simplemente duplicar los programas de entrenamiento de otros. No importa lo bueno que sea el programa, no puede satisfacer las necesidades de todos en la misma medida. No solo varían las respuestas fisiológicas a un programa compartido, sino que dado que cada atleta tiene fortalezas y debilidades únicas, lo que una persona realmente necesita trabajar más, es posible que la otra ya lo tenga en abundancia.


Sin embargo, ten en cuenta que, en teoría, los diversos parámetros de condición física de todos los atletas pueden representarse mediante una curva en forma de campana como la que se ilustra a continuación:



En el centro de la curva están aquellos que son "promedio" para un determinado indicador de desempeño específico. A la izquierda del centro están los que responden menos o más lento; mientras que los que están en el extremo derecho responden más o más rápido. Es muy probable que pertenezcas al grupo medio en cualquier área particular de la fisiología. Pero no lo asumas de buenas a primeras. Conocerte a ti mismo es uno de los principios más importantes del entrenamiento.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo